sábado, 6 de julio de 2013

44ª COMPETICIÓN: HALF POLAR MADRID: DEBUT SOÑADO

Domingo, 30/6/13, 7:00 h.
HALF SERIES BY POLAR MADRID
Distancia: Medio Ironman (1.9 + 80 + 20)
Inscripción: 75 euros
Dificultad: baja (circuitos llanos; calor)
Tiempo: 4h 49' 50"
Tiempo del 1º: 4h 02' 42" (- 47' 08")
Puesto: 45º de 186
Avituallamiento: geles, fruta, bidones, agua
Trayecto desde Betanzos: 5 h - 600 km
Puntuación: 8/10
Repetiría: SI

Y llegó el día. Después de varios meses de entrenos pensando en esta distancia y después de descartar otras pruebas, finalmente me decidí por Madrid. Y no me equivoqué. Además, todo salió muy bien y lo mejor, con ganas de repetir. Rebobinemos...

Tras una semana algo complicada, con el tiempo justo para entrenar un mínimo y preparar todo para el viaje (parece mentira todo lo que hay que tener en cuenta para una carrera de este tipo), el sábado por la mañana salimos Patri y yo rumbo a Madrid, hacia el debut soñado. Nada más llegar nos dimos cuenta que frío no iba a hacer. El sábado por la tarde fuimos a recoger el dorsal a la Casa de Campo y se respiraba triatlón: se estaban disputando varias pruebas de distancia olímpica y me pude hacer una idea de lo que me esperaría al día siguiente (hacía un calor tremendo). Además, tuve la suerte de conocer a "los habitantes" del lago: cientos de carpas del tamaño de mi brazo que salían del agua si les echabas comida... Preferí borrar esa imagen de mi cabeza y volvimos al hotel a descansar.
Después de una tarde tranquila, preparando todo para la gran cita y acabando de cargar los depósitos con más pasta (que ya casi me salía por las orejas), intenté conciliar el sueño alrededor de las 10. Imposible. Entre los nervios y el calor, conseguí mi objetivo sobre las 23:30. Tan sólo 4 h y media después mi cuerpo volvía de nuevo a la acción. Antes de que sonara el despertador, buena señal. Esta vez no me costó levantarme. Tenía muchas ganas de debutar. Así que un buen desayuno, coger todo lo necesario y salida hacia la Casa de Campo alrededor de las 5:30 h. Gracias a la buena elección del hotel, en 10 minutos estábamos allí. No se veía nada. En plena oscuridad preparé la bici y a la cola para entrar en boxes. Mientras esperaba, enfundado en mi tritraje del club, el speaker dice que la temperatura del agua a esa hora (6 de la mañana) es de 24º C,
por lo que el neopreno está prohibido. Bajón. Entro en boxes, la gente murmura y protesta, yo tampoco entiendo que en una prueba tan "popular"  y a esas horas no dejen llevarlo. Aumentan los nervios y le pregunto a un juez si tampoco puedo llevar las medias de compresión (sabiendo ya la respuesta) y me dice que no. Buff, a perder mínimo 1 minuto en la transición para ponerlas. Mal empezamos. Me resigno, dejo todo en boxes y salgo para el coche a cambiarme el tritraje. Al ir sin neopreno, no me fío demasiado del tritraje del club y opto por mi "viejo Spiuk", con el que tengo buen feeling y sé que no me va a fallar ni a dar problemas en ningún sector. Empieza a amanecer y tengo tiempo a trotar 5 minutos para despertar las piernas. Vuelvo al box, dejo todo colocado, cojo las gafas y el gorro y salgo hacia el lago. Habrá 3 tandas de 80 tricolegas cada una, a las 7:00 los del gorro verde, 2 minutos después los del gorro rojo y a las 7:04 los del gorro negro, entre los que se encuentra un servidor. Me imagino que nos habrán colocado por los tiempos que pusimos. Para mí mejor, menos golpes nadando. El problema, no puedo calentar en el agua, ya están preparados los de la 1ª tanda. Además, tengo ganas de ir al baño y no me da tiempo. Esperemos que la carrera vaya mejor que la
 hora previa... Me enfundo el gorro y... al no tenerlo mojado me rompe por la mitad. Me quedo en shock y Patri me despierta al grito de ¡corre a por otro!, así que salgo pitando al stand a ver si tienen otro. Por suerte, hay de repuesto y tengo tiempo también para ir al baño. Cuando vuelvo salen los de la 1ª tanda y la gente aplaude. Qué ganas de salir. Salen los del gorro rojo y me toca, todos al pantalán. Toco el agua y sí, la verdad, está caliente. Hacía años que no tocaba un agua a esa temperatura. A pesar de nadar sin neopreno, estoy con muchas ganas de empezar. Suena la bocina y ¡al agua! El recorrido de 1.9 km son 2 vueltas en forma de C, teniendo que subir al pantalán para volver a lanzarnos e iniciar la 2ª vuelta. A pesar de lanzarme detrás y en un lado, recibo unos cuantos golpes y tardo un poco en ganar mi posición. Las sensaciones son buenas.
El agua está espectacular y me noto bien, con ritmo y sin molestias. Hasta me olvido de las carpas que nadan alrededor. Llego a la 1ª boya y voy en el grupo, así que toca recibir y seguir. Tras girar la 2ª vamos hacia el centro del lago. Ahí adelanto a algún gorro rojo y no me lo creo, sé que voy a buen ritmo, pero que mi buen ritmo es lento. Así que pienso que pobrecillos, lo que les queda. Al girar la 4ª boya empiezan los problemas: está saliendo el sol y nos refleja de frente. No vemos nada y nos desorientamos, cada uno va para un lado. La zodiac intenta reagruparnos, pero el rebaño se descontrola. Por suerte, 100 m. más adelante vemos la boya y seguimos.
Llego al pantalán, miro el reloj y veo 22'... ¡madre mía! qué buenas sensaciones y qué tiempo tan malo. Es lo que hay. Me lanzo de nuevo al agua y casi llego al fondo, se nota que no lo había practicado. Además, se me mueven las gafas y me tengo que parar a colocarlas. Después de la novatada, vuelvo a poner mi "velocidad barca" y completo una 2ª vuelta casi idéntica a la 1ª, aunque esta vez rodeado de menos gente. Llego de nuevo al pantalán y el reloj marca 45' (parcial 148). Eso sí, las sensaciones nadando han sido muy buenas y no he gastado muchas energías. Lo "peor" ya ha pasado y toca correr para no perder más tiempo. La larga transición hasta boxes me da tiempo para saludar a Patri, pensar en la natación que he hecho y en lo que tengo que hacer en la T1. Así que al llegar me pongo rápido el casco
y el dorsal, las medias de compresión en los gemelos y opto por la opción más arriesgada: no pierdo más tiempo y no me pongo las medias de los cuádriceps (con las que llevo entrenando y compitiendo desde hace 1 año), esperando que éstos no se quejen durante el sector ciclista y me acabe arrepintiendo. Después de casi 3'30", monto en la bici dispuesto a recuperar el tiempo perdido y unas cuántas posiciones. En el sector de natación me he dejado al menos 5 minutos más de los previstos, así que toca recuperar lo que pueda si quiero bajar del objetivo de las 5 horas. El recorrido ciclista, de 80 km, se compone de 4 vueltas de 20 km por la casa de campo y alrededores. A pesar de ir con cierta precaución por lo leído en Internet, que se subía a Garabitas y Somosaguas, al terminar la 1ª vuelta me di cuenta que
 no era tan fiero el león como lo pintaban. Es más, las subidas que había se hacían perfectamente y no necesitabas ponerte de pie en ningún momento. El circuito en sí no era muy llano, tenía continuas subidas o bajadas pero se hacía muy llevadero y podías ir bastante tiempo acoplado. Además, al final de cada vuelta había avituallamiento con geles, fruta, agua y bidones de isotónica. Pero volvamos a la prueba. Nada más subirme a la bici, adelanto a 2 que se subieron "en parado". Como me quedaban unas horitas por delante, me marco la estrategia de contar a los que voy adelantando (más o menos, eh?) para motivarme. Lo bueno que tiene el nadar tan mal
es que lo único que puedes hacer es mejorar en el resto de la prueba. Después de una larga recta ya he pasado a 4 y sigo marcándome pequeños objetivos. La carretera pica un poco para arriba, pero se puede hacer en plato y agarrado al acople. Tras un pequeño repecho, vuelta al acople y a dar pedales. Por momentos no veo a nadie delante pero al pasar las cuestas arriba van apareciendo corredores. Después de una larga recta que pica para abajo, entramos de nuevo en la casa de campo y subimos garabitas. Voy con muy buenas sensaciones y una buena cadencia. "Corono" y sigo cazando gente. Paso el avituallamiento sin coger nada, aprovecho para tomarme una barrita que llevo pegada al cuadro y tras una larga bajada y una ligera subida completo la 1ª vuelta en aproximadamente 40 minutos. Veo a Patri, que me hace una foto y pienso... ¡lo que le queda! Comienzo la 2ª vuelta sabiendo ya lo que me espera y sigo contando: 16, 17... El ritmo sigue siendo bueno, en modo "cadencia alta", me noto con mucha fuerza y muy contento por cómo va transcurriendo la carrera. En esta 2ª vuelta veo a un par de corredores en la cuneta, con la rueda pinchada. Me vienen a la cabeza algunos fantasmas, como pinche no sé si seré capaz de cambiar la cámara. Me olvido rápido, bajo
un piñón y me agarro al acople. Vuelvo a subir Garabitas muy suelto y pasando gente. En la zona de avituallamiento sigo sin coger nada y no me suelto del acople. Termino la 2ª vuelta y Patri sigue allí, al pie del cañón. Miro el reloj y clavo los tiempos, así que inicio la 3ª vuelta con muchas ganas, todo va genial y la temperatura es buenísima. Empiezo a pasar gente que va fundida, les doy ánimos y sigo a ritmo. Recuerdo los consejos de "mi gente" y aunque tengo fuerzas no meto plato y sigo con buena cadencia. Miro el reloj y no me creo que vaya tan bien después del tiempo transcurrido. La prueba más larga que había hecho hasta ahora rondaba las 2h 30' y no sabía cómo respondería mi cuerpo al esfuerzo. Me tomo el gel que llevo en el bidón y estoy casi sin agua, así que al paso por el avituallamiento cojo una botella, bebo la mitad y a seguir. Al paso por meta
pillo a Patri despistada (normal) y le digo que todo va genial y que es la última. Aunque sigo a tope, el sol ya ha hecho acto de presencia y el calor empieza a apretar. Además, los de la carrera short (la mitad de distancia que la nuestra) coinciden con nosotros y todo se vuelve un poco "caótico". Por primera vez me adelantan en la bici y no sé si son de mi prueba o de la corta. Esto me hunde un poco y me cuesta algo más dar pedales. Aún así, llevo buenas sensaciones. Subo garabitas algo más atrancado y cojo otra botella de agua en el avituallamiento. Pensando en lo que quedaba, hago los últimos 4 km algo más relajado y feliz por el sector ciclista realizado. Aprovecho para tomar una última barrita y llego a boxes marcando un tiempo de 2h 29' 41" (parcial 47), mejor de lo esperado y lo más importante, sin problemas ajenos a la carrera en sí. Al llegar
a la línea de transición escucho muchos gritos y mi nombre. Subidón. Mi familia madrileña está con Patri animándome como locos. Me siento un "pro" por unos momentos y me centro en lo que tengo que hacer. Analizo la situación y decido seguir sin ponerme las medias de compresión para no perder tiempo. Confío en que mis piernas aguanten. Mientras corro me doy cuenta que me he equivocado de fila. Por suerte,  mi box está casi al final de una y no pierdo mucho tiempo en girar a mi fila y dejar la bici. Me pongo los calcetines (por lo que pueda pasar), me calzo rápido las zapas, pillo la visera y un gel y salgo pitando. Toca echar el resto. Tras salir de boxes y recibir una nueva tanda de ánimos, empiezo el sector de carrera con un giro a la izquierda y entrando en una zona de tierra. El sector de carrera, de 20 km, es un circuito "llano", mezcla de tierra y asfalto, al que se dan 4 vueltas de 5 km cada
una. La ida, 2 o 3 largas rectas picando todo el tiempo para arriba y con pocas zonas de sombra y la vuelta por el mismo sitio picando para abajo con algo más de sombra. Nada más empezar las sensaciones no son malas. No voy sobrado pero me siento con fuerzas. Además, hay un avituallamiento y me echo una botella de agua por encima. 200 metros más adelante, paso una zona de aspersores que ojalá durara medio kilómetro. Levanto la cabeza y una larga recta me dice que mejor no mirar para adelante. Conocer la posición en carrera es casi imposible. Mezclados en 2 largas filas, unos que suben y otros que bajan, vamos los de la carrera larga
y la corta. Así que pongo un ritmo constante, de no sufrimiento, me marco mis "mini-objetivos" y no me acelero con los adelantamientos sabiendo que aún queda mucho por delante. Al terminar la 1ª gran recta bajo la arboleda salimos a una zona a pleno sol con otra larga recta que parece interminable. Por suerte y tras una curva a la izquierda, llego al giro y toca volver. En la 2ª zona de avituallamiento me echo otra botella de agua por encima (que sienta genial, aunque me empaña las gafas y no veo nada) y sigo. Noto que el ritmo no es el de siempre pero no puedo apretar, un flato en la zona izquierda me dice que mantenga el ritmo. Aún así, voy pasando gente. Al llegar al final de la arboleda veo a Patri and family animándome sin parar, un pequeño empujoncito más hacia la meta. El peor tramo de la carrera llega tras pasar una nueva zona de aspersores, llegando a los boxes por una zona de tierra y con el
sol pegando en todo lo alto. Resto 1 al objetivo y empiezo la 2ª vuelta abriendo el gel con cafeína. Me lo tomo y aprovecho la botella de agua del avituallamiento para beber y refrescarme. Error. Bebo demasiado y un nuevo flato, esta vez en el lado derecho, aparece con tanta fuerza que me hace olvidar el otro. Se encienden las alarmas. Imposible apretar y difícil mantener el ritmo. Me acuerdo del tri de Riveira, en el que finalmente me "recuperé". Así que intento no hacerle caso y sigo con la misma frecuencia, malo será "que me explote algo" y tenga que abandonar. Pero cada vez el dolor es más agudo. Aprieto la zona pero nada. De nuevo en la arboleda, un espontáneo se pone a mi lado y cuando estoy a punto de llamar a seguridad me doy cuenta que es mi primo que se pone a correr a mi lado para animarme. Me pregunta qué tal voy y le cuento la historia del flato pero le suena a chino y me despido con unas risas. Parece que ya 
me duele menos e inicio la 3ª vuelta aún con fuerzas. Mantengo el ritmo pero la cabeza se empieza a ir, así que me voy "autoanimando" para no saturarme, queda lo más duro. La zona de aspersores y la botella de agua por encima en cada avituallamiento me sienta casi tan bien como la tortilla de patatas. Pero el alivio dura unos segundos y toca sufrir hasta el final. Por suerte, las piernas van aguantando. Sobre el km 12 el isquio derecho empieza a quejarse y me acuerdo de las medias. Como al punto, no le hago caso aunque decido no apretar por si acaso. El final de la 3ª vuelta y el tramo de ida de la 4ª debieron ser algo parecido al muro del maratón. Mis piernas decían que me parase, que ya llegaba, pero mi cabeza quería acabar y además bien. Eso sí, en esos momentos me autodescarté para el Ironman del próximo año al lado de casa, aún tengo
mucho que madurar en esta distancia para poder enfrentarme "a la prueba reina" con garantías. Mientras echaba de menos un "chute" de sales o glucosa, decidí "apretar" lo que me dieran las piernas en los últimos 2 km. Y lo conseguí. Sólo pensaba en llegar y cuánto más rápido mejor, así que empecé a pasar gente y me iba animando. A falta de 300 m. iba tan contento que hasta me atreví a lanzar el sprint en la recta de meta, a pesar de ir sólo. Qué emoción. Cuánto tiempo esperando ese momento. Y lo saboreé. Con los ánimos de Patri and family entré con una sonrisa de oreja a oreja parando el crono en 4h 49' 50", puesto 45º de 186 (en los 20 km de carrera hago 1h 29' 39", parcial 24).  Espectacular. Contentísimo. Exhausto. Vacío. Y con ganas de repetir. Un mundo de sensaciones pasan por mi cabeza mientras busco desesperadamente una botella de
agua. El de la organización me quiere dar una camiseta de "finisher". Qué no, que quiero agua. Se la dan al de delante y al de atrás. Me cago en... Al fin, consigo "mi tesoro" y me la echo por encima. La 2ª, la bebo de penalti. Algo mejor, avanzo unos metros y me bebo 3 vasos de un zumo raro también de penalti. Menos mal que no había control antidoping. Empiezo a sentirme "chiquito de la calzada", me cuesta andar. Cojo una palmerita y casi no me entra. Ataco a unos pastelitos pero el estómago me dice que espere un rato. Así que decido ir a buscar a "mi gente", que está esperándome un poco más adelante. Cuando salgo del tumulto de tris me doy cuenta que me he convertido en Robocop. Me cuesta mover las piernas. Así que se acercan ellos a felicitarme, hasta viene el perro (que se pone contentísimo al ver los pasteles en mi mano). Nos hacemos unas fotos y les comento mis sensaciones. Cuando me recupero un poco vuelvo al box a por las cosas y nos vamos a buscar un poco de sombra y a estirar como sea, sino me tienen que llevar en silla de ruedas. Charlamos un rato, prueban la flaca y nos despedimos esperando que para la próxima me acompañen, aunque sea en un supersprint. De camino al coche, le digo a Patri: "¿ya está?". No sé si me esperaba fuegos artificiales o confetti, pero tanto tiempo
esperando el momento para ahora irnos sin más, con gente aún corriendo y sin speaker ni música ni... No sé, soy un poco peliculero, me esperaba otro final, tipo todos juntos cantando una canción o una fiesta de despedida. Algún día. Quizás también me faltó el acabar comentando la carrera con mis compis gallegos como suelo hacer en cada tri. A pesar de una buena sobrecarga en los hombros y en las piernas, no me encontraba cansado y con lo contento que estaba aprovechamos la tarde para visitar a la familia. Y mientras, pensando en el próximo, el desafío Islas Cíes en septiembre y feliz de haber debutado en una distancia en la que estoy seguro que disfrutaré durante muchos años... ¿cuándo es el siguiente? Como resumen, lo mejor de la prueba ha sido el ambiente, mis sensaciones, el circuito y Patri and family apoyando. Lo peor, el calor, la hora de inicio (levantarme a las 4 para correr, como que no...), el "detalle" del neopreno en una prueba popular y el 
avituallamiento final (a mi modo de ver, un poco escaso teniendo en cuenta la distancia realizada). Y después de 4 días de recuperación total con las piernas algo cargadas, ya estoy de nuevo a pleno rendimiento y pensando en otros "halfs" para hacer el año que viene... ¡a por el siguiente!
PD: me gustaría dar las gracias a mi family madrileña por venir a animarme en un día tan especial para mí y a Patri indudablemente por seguir siendo mi apoyo en cada carrera. He cumplido un sueño y aún me quedan muchos más por cumplir y un montón de pruebas que conocer, ahora toca seguir dando pasos para que el resto de sueños se cumplan. Aquí os dejo algunas fotos con mis "animadores"... ¡hasta la próxima competición!





4 comentarios:

  1. Anónimo6/7/13 17:14

    Primo!! Eres una máquina!!! El mejor de los mejores! Que pena que no estemos más cerca porque seguro que iría más veces a animarte y a acompañar a Patri!!!! Un besito. Tu prima de Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Hola jose. Me alegra mucho saber que te fue así de bien en el HalfMadrid. como bien dices, ¿cual es el siguiente? es lo que tiene este deporte, jeje. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena campeón...he encontrado tu blog de casualidad y la verdad es que me he echado unas risas ya que me he iniciado en esto del triatlón casi a la vez que tú y me he visto reflejado en muchas de las historias que cuentas en tus crónicas...sigue así...Mi estreno en half será en el desafío islas cíes en donde espero devolverte la pasada que me metiste en los últimos metros de Ribeira (jajaja...) creo que ya sabes quién soy...por si acaso no lo sabes, un abrazo Rómulo.

    ResponderEliminar
  4. Jose..eres un mataoooo!!! pero te queremos igual...jajaja y estamos orgullosas de ti!!,a pesar de que eres un cachoanimal!!
    Te echamos de menos en el triatlon de muxia,al que fuimos a ver a gente de por aqui y ...quien sabe igual para el año nos animemos al supercorto de muxia, que nos moló mucho este año verlo...bikossss Estela

    ResponderEliminar