domingo, 27 de mayo de 2012

16ª COMPETICIÓN: VII TRIATLÓN DE RIAZOR... GRAN DEBUT

Jueves, 17/5/12, 10:00 h., La Coruña. VII Triatlón Popular de Riazor. Distancia: 300 m. a nado + 10.5 km en bici + 2.5 km corriendo. Inscripción: 6 euros (+ 12 euros licencia de 1 día). Dificultad: media - baja (mar abierto, el resto perfil llano). Tiempo: 43' 04". Puesto: 10º de 52. Repetiría: SI.  Después de 9 meses y medio en que se me encendió la bombilla tumbado en el sillón y me dije... ¿por qué no? y tras no haber podido participar en el 1º triatlón de la temporada en Oleiros, hoy tocaba dar el 1º paso hacia el gran objetivo y debutar en una prueba de triatlón para convertirme en "finisher" (aunque sea en un triatlón popular). Los meses de entrenos y competiciones quedarían reflejados en una carrera de apenas 45 minutos; ahora tocaba saber si todo lo realizado en los meses anteriores se podría plasmar en la carrera.
A lo que más respeto tenía era a la natación. Aunque sólo eran 300 m., al ser en mar abierto y nadar con gente alrededor serían sensaciones nuevas con consecuencias impredecibles. Después la bici y la carrera estaba seguro que acabaría. Tras la puesta a punto de los últimos días para la prueba (nadar con el neopreno en el agua, probar las transiciones y a correr sin calcetines...), el despertador sonó a las 7:30 h., buena hora para desayunar, lo de siempre (aunque por ganas no hubiera desayunado, tenía un nudo en el estómago). Nada más terminar, tocó hacer la mochila con todo lo necesario para la carrera: neopreno, gorro, gafas, aceite, preparar los botellines, tenis, tritraje, gomas para la transición... y un largo etcétera. Con todo listo, a las 8:40 h. (como siempre, tarde) salí hacia Coruña,
a 30 min. en coche. Llegué a las 9:15, calenté 10' en la bici y me fui volando a por el dorsal, que por suerte no había cola. Allí me encontré con Oscar, un compañero triatleta, ya curtido en estas batallas, que me ayudó a tranquilizarme y me dio algunos consejillos de última hora... ¡gracias Oscar! Después solamente tuve tiempo a colocar el dorsal en la bici y en el tritraje y sin calentar... a dejar todo preparado en la transición. Cuando me disponía a dejar la bici, los jueces me dicen que no podía pasar porque a uno de los cuernos de la bici le faltaba la tapa del final (se me debió caer algún día, yo ni idea), así que tuve que esperar a que trajeran cinta aislante... ¿para qué valía la tapa? sólo ellos lo saben. Con la broma, 10 min. esperando hasta que me dejaron pasar y ya estaban llamando para empezar. En ese momento llegaron mi novia Patri y su
padre Emilio que vinieron a animarme (después también vino mi amiga Estela). ¡Vaya afición que tengo, no me puedo quejar! Como iba diciendo, quedaba yo sólo en el área de transición y dejé la bici de aquella manera, puse el traje de neopreno sin aceite ni nada y corriendo para la playa, rezando por no haberme olvidado nada. Cuando llegué a la orilla, dijeron que se retrasaría 10 min., por lo que aún tuve tiempo de probar el agua (congelada), ver lo lejos que estaban las boyas y ponerme aún más nervioso. Después de unas cuántas fotos... ¡sonó el disparo! ¡Todos al agua!
Y aquí me hice la 1ª pregunta... ¿para qué entreno la entrada rápida al agua si en la carrera dejé que se tiraran todos y entré andando al agua? Después de esta reflexión, empecé a darle a los brazos olvidándome de todo lo aprendido (ni batida de piernas ni respiración bilateral). Mi objetivo era mantener el ritmo sin cansarme, algo que me parecía imposible, pero que a medida que nadaba me iba encontrando mejor. Lo peor, la de bandazos que debí dar porque a pesar de ir con la cabeza fuera del agua la mitad del tiempo no conseguía ir en línea recta y no tenía referencias. De todas formas, para mí lo estaba haciendo bastante bien (el traje ayuda). Salí del agua sin saber que iba en la posición 11º, algo impensable para mí, que soy como un pato. Lo peor ya había pasado. Tras dejar el gorro y las gafas y
sacarme increíblemente rápido el traje de neopreno, cogí la bici y con una buena transición empecé a dar pedales, viendo cómo me pasaban un chico y 2 niños. En ese momento pensé que era una broma e intenté seguirles, pero sólo pude coger la rueda de uno de los niños que se descolgó, con el que fui todo el recorrido de bici, que era llano aunque tenía tramos que picaban para arriba. Durante el circuito nos fuimos adelantando varias veces para llegar juntos a la 2ª transición (lo que pasa es que él era infantil...). Dejando este
pequeño detalle al margen (¡qué bajón!), otra buena transición y a correr, con el niño y una chica que llegó con nosotros a la carrera. A pesar de que éste es "mi punto fuerte" (por decir uno), las piernas iban cargadas, aún no están acostumbradas a correr tras dar pedales y no conseguía coger un buen ritmo. De todas formas, me fui despegando de mis acompañantes con relativa facilidad y buscando nuevos objetivos. El recorrido eran 2.5 km, ida y vuelta, por lo que veías cruzarse a los primeros... y para mi sorpresa se cruzaron 3 o 4 niños y... ¡2 niñas! Pensando que era otra carrera a la vez que la nuestra, seguí tirando y adelanté 2 o 3 posiciones. A falta de 500 m., unos últimos ánimos de mi entrenador Emilio me hicieron aumentar el ritmo vislumbrando un nuevo objetivo a falta de 300 m., así que apreté los
dientes y esprinté para pasarle, pero se dio cuenta y no hubo metros suficientes, entrando 1 segundo por detrás, como se puede ver en la foto. Al llegar, muy contento, aún me puse más cuando me enteré asombrado que había llegado 10º, aunque quitando al 3º y al que entró por delante de mi, el resto eran infantiles y cadetes (entre ellos los ganadores)... y algunas eran niñas. Se ve que en los clubs están haciendo bien las cosas (y que los chavales deben entrenar todo el día, porque vaya ritmos para esas edades...). En mi categoría (senior) fui 3º con un tiempo de 43'04". Tras coger fruta, barrita, aquarius y camiseta, recibí bastantes felicitaciones aún sin creerme el gran debut que había realizado. Y al haber quedado 3º, pensé que me darían un trofeo porque le daban a los 3 primeros de cada categoría, así que nos quedamos hasta el final mi novia Patri y yo.

Después de tragarnos las 2 carreras siguientes y esperar casi 3 horas... ¡me quedé sin trofeo! (y con la boca abierta). Resulta que entregaron premio a todas las categorías y en la mía (senior) en vez de contar como una categoría más, le llaman "absoluta" y ahí entran todos los de la carrera, así que volvieron a recibir premio otra vez los chavales que habían quedado primeros (a mi esto que me lo expliquen... ¿quién hace el reglamento? ¿un mono?). De todas formas, fue un debut increíble y ya con ganas de repetir. No me gustaría olvidarme de darle las gracias a Javier, otro compañero triatleta del Triatlón Coruña, porque gracias a él tengo todas estas fotos que me sacó gratuitamente y que me permiten tener un gran recuerdo de mi debut en este deporte... ¡muchas gracias, Javier, ya te debo otra!
En resumen, muy buenas sensaciones con un gran sector de natación (menos mal que el mar estaba tranquilo) y el 2º mejor tiempo en carrera (a 4" del mejor crono), flojeando en la bici (asignatura pendiente). Lo peor, llegar tarde sin tiempo a calentar y a prepararme. Y nada, aquí os dejo alguna foto más, con mi novia Patri y con mi suegro Emilio que vinieron a animarme y disfrutaron muchísimo de la carrera. Ahora, a seguir entrenando y a esperar que el siguiente triatlón sea tan bueno como éste... ¡hasta la próxima competición!



1 comentario:

  1. Juan Sotomayor27/5/12 19:38

    Enhorabuena por tu estreno!. Buena crónica!.
    Un saludo,
    Juan.

    ResponderEliminar